El Juvenil B de la Fundació Grama lleva realizando una campaña inmejorable con 13 encuentros ganados de 15 jornadas y con el menor número de goles encajados con solo 8 de su grupo 14 de Segunda División.

A estas alturas del campeonato cuando se entra en pleno arranque de la segunda vuelta, se está atravesando un mes clave como es el de marzo con una segunda posición a solo cinco puntos del líder, el Turó de la Peira.

Estos números pero esta manera de dirigir a los jugadores de la Fundació Grama viene de la mano del primer entrenador, Javier Murillo Rubio (Barcelona, 26/9/1990), de su segundo, Francisco «Tito» Arcas y del delegado, Adrià Regadera.

El propio técnico y su equipo provienen de la Montañesa donde Javier llegó a jugar una temporada como amateur en Segunda Regional con 19 años. Aunque sus principios fueron en el mundo del futbol sala en Escala Dei, dio el salto al Futbol 7 en la Penya Barcelonista Cinc Copes «hasta infantil» para mudarse a la Guineueta y pasar a la Montañesa en juvenil.

Formado con el 2º nivel de entrenador cuya titulación permite entrenar hasta la categoría de Primera Catalana, Murillo tiene «pensado» acceder al tercer nivel con el que se capacitará hasta la Primera División.

La Fundació Esportiva Grama se enorgullece de contar con la colaboración de técnicos en continua formación quienes, como Murillo, dedican su energía en transmitir los conocimientos del futbol más luego valores fundamentales y de saber estar que ayudan a un crecimiento personal rico y equilibrado.

El técnico de la FEG cuenta con una elevada experiencia como entrenador pues es su séptima temporada. Murillo lleva de entrenador desde los 16 años, cuando jugaba como juvenil de segundo año con la Montañesa. En el club de la Ciudad Condal comenzó su escalada técnica «desde los más pequeños pasando luego por todas las categorías» participando este año con nosotros en la FEG con el Juvenil B FEGrama.

«Me veo muy bien con el cambio de club, con la estructura de la Fundació Grama, con los amigos y la gente que lo gestiona»

En la FEG, Murillo se sincera y, al igual que su carácter templado, asegura que se siente muy a gusto «y me veo muy bien con el cambio de club, con la estructura de la Fundació Grama, con los amigos de la gente que lo gestiona, a pesar de que se montó deprisa y corriendo se ha hecho un buen equipo. Estamos segundos a cinco puntos del líder pero se puede subir. Aún tiene que venir aquí a jugar».

El flamante entrenador del Juvenil B FEGrama, Javi Murillo, en el Nou Municipal de Santa Coloma
El flamante entrenador del Juvenil B FEGrama, Javi Murillo, en el Nou Municipal de Santa Coloma

«Somos el equipo menos goleado con solo 7 goles»

De los 21 grupos que componen esta categoría de juveniles, Murillo nos explica que los ascensos «van por coeficiente, donde suben 8 en principio de todos los grupos del Barcelonés«. Dentro de los coeficientes se cuentan los puntos, los goles a favor y en contra a lo cual indica Murillo que su equipo «somos el menos goleado con solo 7 goles».

«Vinieron cinco mejicanos de los cuales uno ha subido al primer equipo»

Estos espectaculares resultados provienen de varios factores a tener en cuenta: uno es el factor grupo, donde en la elaboración del conjunto el técnico ha tenido mucho que ver porque «traje un grupo de 6 de la Montañesa que eran exGramenet: Marc Añigas, Jaime Juárez, Manu Bienvenido, David Díaz, y el portero Sergio Arcas, entre otros. Luego vinieron cinco mejicanos de los cuales uno ha subido al primer equipo: José María Ramírez«, cuenta el entrenador Javier Murillo.

Ante el orgullo de contar con este conglomerado de jugadores, Murillo confirma su entusiasmo: «Lo que tenía pensado me ha salido, de hacer un buen bloque y estar arriba». Y aunque asegura que «la competición depende del grupo que te toque» el equipo de la Fundació Grama, en el grupo 14, «está en uno de los más igualados en la parte de arriba junto Martinenc (tercero) y Turó de la Peira (líder).

«Somos referente en la ciudad en valores»

«La verdad que un club de Santa Coloma como la Fundació Grama sea la que inculque valores de disciplina y comportamiento a los chavales de la ciudad nos convierte en un referente para la ciudad», exclama abiertamente Javier Murillo sobre la entidad a la que pertenece desde el año pasado. «Lo que me gusta es la forma que se lleva el club, el trato con los entrenadores, porque se trabaja a gusto», remata el entrenador.

Murillo además está disfrutando de la renovación completa que ha sufrido el estadio del Nou Municipal de Santa Coloma, con la instalación el verano de 2013 del nuevo césped artificial, el blanco y azul que reina ahora por doquier con los litros de pintura aportados por el Ajuntament más los arreglos varios de la mano y batuta de Rafa Ortiz hacen que el técnico del Juvenil B FEGrama exclame: «Con la reforma de los vestuarios, el césped y el material estamos muy bien atendidos porque tenemos de todo para entrenar».

Cómo es el trabajo semanal de un equipo ganador

Cambiamos de registro y nos vamos con Murillo a la parte más técnica de su equipo para conocer fielmente cómo es el proceder diario y semanal de un conjunto amateur de la Fundació Grama. «Entrenamos tres veces por semana donde los lunes hacemos trabajo de recuperación tras los partidos del fin de semana que siempre son los domingos. Los martes apreatmos un poquito en el tema físico y con trabajo con la pelota, circuitos, partidos reducidos y conservaciones. Los jueves trabajamos de cara al partido, la situación en el campo, el balón parado y las jugadas de estrategia. Pero antes voy a ver al equipo rival y tomo apuntes y, de ellos, consulto con mi segundo, Adrià Regadera «Pitu» y con el delegado «Tito» Arcas y en función de lo que hemos visto planteamos el partido. Y nos va saliendo bien».

También este respaldo con el que cuenta Murillo tiene varias temporadas de maduración. Exactamente, tanto Pitu como Tito ya venían con el primer técnico desde «hace tres años».

A diferencia con el año pasado, donde Murillo con la Montañesa subió «como mejor segundo» con un Catalònia que quedó líder a 12 puntos, le preguntamos dónde está la clave y en qué momento se ejerce tal diferencia en puntos: «La diferencia de puntos fue en la segunda vuelta porque en la primera solo íbamos 3 o 4 puntos abajo donde solo perdimos cinco puntos.»

De nuevo, la diferencia es muy corta, otros cinco puntos con el Turó de la Peira «y aunque empatamos en Bufalà más la derrota en el campo del líder pues fue una derrota debida quizás al campo que era muy pequeño y no estábamos acostumbrados a tanto derroche físico pues eran muy fuertes porque muchos eran de tercer año». La vuelta ante el líder en Santa Coloma será el 4 de mayo. Día clave.

«En la Premier los campos de futbol siempre están llenos»

Ni el tono ni la intención de Murillo en sus palabras sonaron jamás a excusa. La espléndida temporada que lleva hasta el momento este estudiante en Bellaterra que se prepara para ser Director de Seguridad es un «amante del futbol» como le gusta definirse, un culé y enganchado a la Premier inglesa «porque la diferencia es el tema de la competencia donde compiten allí hasta 5 o 6 equipos y no aquí solo dos (Barça-Real Madrid)». Otro factor que le tiene ganado en el futbol inglés «es que los campos de futbol siempre están llenos». 

Estamos seguros que en el partido en casa, en el Nou Municipal de Santa Coloma, el factor campo será decisivo y se convertirá en el jugador 12 para el Juvenil B FEGrama, el efecto revulsivo que necesita el equipo de Javi Murillo para estar en lo más arriba, donde están los que por su esfuerzo, trabajo y disciplina se lo merecen.

 

Text i fotos: Chema Carvajal @ChemaCarva

 

 

 

Por admin